Skate is not a crime es un corto documental que pretende recoger algunos de los testimonios de los actuales skaters de la ciudad de Plasencia. Estos son los que han sucedido a aquellos orígenes, cuando aparecieron las primeras tablas en la ciudad y esa old school de skaters, hasta el presente, pasando por la creación de una escuela de skate para que nuevas personas conozcan esta cultura. Pretendemos recoger el cómo al llegar esta cultura urbana hizo que se abriesen las miras de las personas y se permitiese la llegada del resto de culturas urbanas. Recoger cómo el skate fue el germen que abrió las puertas a las culturas urbanas en Plasencia y a la vez recoger algunas de las recientes reivindicaciones del colectivo de skaters.