Metropolitano V.


Cuando la vida que sucede en una ciudad sucede por debajo de la superficie es que algo estamos haciendo mal. Lo cotidiano ocurre ahí abajo, los desplazamientos, los movimientos, los encuentros, las miradas, etc. Miles de caras que no reconoces, con sus miles de miradas correspondientes intentando no llegar a ningún lugar pero sin poder evitar mirar a quienes tienen alrededor es algo constante en Metropolitano V, la ciudad subterránea.

Una mirada a lo cotidiano subterráneo, a como nuestros movimientos están aislados y más que definidos. Un recuerdo de lo que Ernesto Sábato contaba en su obra El Tunel, cruzarnos en los caminos sin saber si hemos coincidido realmente o simplemente nos estamos viendo a través de una ventana imaginaria dentro de un vagón en las entrañas de Madrid.