Monje frente al mar

Monje frente al mar es un pedazo de tierra y agua salada inspirado por la obra pictórica Der Mönch am Meer (Caspar David Friedrich, 1810). Un plano fijo al igual que el cuadro. Pero en esta pieza el monje desaparece, la cámara se convierte en los ojos del monje de Friedrich y nos lleva a un plano subjetivo de la tempestad, de la naturaleza peligrosa a la que el monje estaba enfrentado, pero también a la belleza del mar, a la natura naturata más divina.